Tránsito

IMG_20150611_200723

En Tránsito: de regreso a casa desde Londres.

Cada vez que cuento que tengo que pasar horas en tránsito en algún aeropuerto la gente, que trata de ser simpática, me da tantas opciones: las salas VIP, primero y sobre todas las cosas, o que puedo descansar, me dan series para que mire en la computadora; siempre se lamentan por mí ¡qué feo, 8 horas de espera! Ay sí, qué feo.

Solo que a mí me encanta.

Ese momento en el que no estás ni en un país ni en el otro, donde todo lo que se tiene en la vida es el pasaporte, una mochila de viaje y la posibilidad de comprar café al doble del precio de cualquier cafetería de calle.

De verdad que me encanta: horas enteras solo para mí, horas en las que no tengo que preocuparme de nada. Puedo escribir, puedo mirar esas series que mis amigos me han pasado, puedo pensar en la vida o mirar como se comportan las personas a mi alrededor. Los últimos viajes he tenido entre 8 y 6 horas de espera, esas son muchas hojas escritas, demasiados pensamientos, mucha observación a personas que no conozco.

Ahora comienza un nuevo capítulo: uno en el que puedo sentarme en el mismo sillón, apoyar la cabeza en la misma almohada, ver el mismo árbol afuera de mi edificio. Ahora comienza un estilo de vida muy tranquilo, donde la gente se demora días en responder un email. Este capítulo es como estar en tránsito indefinidamente.

Los tripulantes de los barcos de crucero (no quiero generalizar porque nunca trabajé en otro tipo de barco) nos referimos a la vida afuera de los barcos como la “vida real”; me parece muy gracioso ya que nunca nada se sintió más real que vivir y trabajar en esos barcos.

Me temo que existe la posibilidad de que los posts se vuelvan mucho más personales de ahora en más.

IMG_20150520_113419