El hilo rojo

hilo rojo2Ahora ese mito popular japonés se ha vuelto famoso. Algo que se divulgó para darle sentido a las adopciones, la sociedad moderna actual lo ha desvirtuado para justificar los amores románticos. No le quito el mérito, la historia es tan linda que todos queremos tener el pulgar atado al del ser de nuestro afecto (el mío se sigue enrollando el hilo).

Pero mi hilo rojo del destino, sin dudas, que está unido al de mi amiga de toda la vida. No es mi amiga del alma, tal vez ni siquiera la mejor amiga, esos son títulos que se llevan otras personas. Pero amiga de toda la vida tengo una sola y es ella.

El hilo se creó desde que estábamos en período de gestación, cuando mi mamá y la de ella se hicieron amigas en las clases de parto. Y como el hilo puede estirarse y enredarse pero no romperse, quiso ese destino que cuando mi familia se mudó de casa, caímos a la vuelta de la casa de ella. Así que bueno, desde los 3 años venimos cargando la una con la otra. Desde las vueltas en bicicleta, las primeras salidas a bailar, los primeros novios, las caídas en la moto, escapadas del liceo…

 

Ahora llega la gran aventura para ella, porque en un par de semanas nace Francesca, su primer hija. Ahí voy yo, tocándole la panza a ver si me patea la nena, entrando a tiendas de bebés y no entender nada de lo que me dice la vendedora, organizando baby shower con supervisión adulta.

Tenemos muchas personas importantes a lo largo de nuestra vida, pero son pocas las que nos acompañan por cada camino, aunque sean diferentes de los que ellos mismos elijan.

Cata Ale Emiliano y Pedro

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s